fbpx

Tu estilo de apego impacta en tus relaciones personales

por Equilibrio emocional

Inicio » Blog » Tu estilo de apego impacta en tus relaciones personales

¿Sabías que nuestro estilo de apego afecta todo, desde nuestra selección de pareja hasta qué tan bien progresan nuestras relaciones y, lamentablemente, cómo terminan? Es por eso que reconocer nuestro patrón de apego puede ayudarnos a comprender nuestras fortalezas y vulnerabilidades en una relación.

Algo que muchos no sabemos es que el apego es un patrón que se establece en la primera infancia y continúa funcionando como un modelo de trabajo para las relaciones en la edad adulta. Este modelo de apego influye en cómo cada uno de nosotros reacciona a nuestras necesidades y cómo hacemos para satisfacerlas.

Lo cierto es que todos hemos escuchado acerca de qué deberíamos de evitar el apego a toda costa, o cosas como el apego es la raíz del mal y cosas muy parecidas, sin embargo el apego es parte natural de nuestra naturaleza humana y como lo verás a continuación en realidad es el modelo con el cual nos relacionamos con las demás personas.

Lo que yo personalmente creo acerca de lo que espiritualemente nos referimos al apego, es que el apegarte a las cosas materiales y obtener una recompensa en base a cosas externas a nosotros mismos nos mantiene siempre buscando la felicidad afuera de nosotros. Pero esto no quiere decir que no debas tener relaciones personales más profundas, al contrario lo que deseamos es profundizar en nuestras relaciones más cercanas, y el hecho de conocerte y entender cómo funcionas te ayudará a lograrlo. 

Por eso el día de hoy te voy a hablar de la teoría del apego y cómo puedes saber cuál es tu estilo para que puedas mejorar tus relaciones.

Tu estilo de apego impacta en tus relaciones personales - Angie Ramos Life coaching

¿Qué es la teoría del apego?

La teoría del apego se enfoca principalmente en las relaciones y los lazos entre personas, en particular las relaciones a largo plazo, como las que hay entre padres e hijos y entre parejas románticas.

La teoría del apego fue desarrollada originalmente por John Bowlby, un psicoanalista británico que durante los años 30 trabajó en una Clínica de Orientación Infantil en Londres, donde trató a muchos niños con trastornos emocionales. En su estudio, él intentaba comprender la intensa angustia y la ansiedad por separación que experimentan los niños cuando se separan de sus cuidadores principales.

Gracias a Bolwy ahora sabemos que el apego es un producto de procesos evolutivos y a pesar de que otras teorías conductuales pensaban que era un proceso aprendido, él logró demostrar que la crianza y la capacidad de respuesta eran los principales determinantes del apego.

Es decir, yo creo que muchos hemos escuchado esas teorías de algunas abuelas y madres que nos decían, no cargues al bebé tanto tiempo que se va a acostumbrar, pensando que es una conducta aprendida, cuando en realidad es una necesidad del bebé que requiere formar este vínculo cercano con su cuidador principal.

El tema central de la teoría del apego es que los cuidadores primarios que están disponibles y responden a las necesidades de un bebé permiten que el niño desarrolle un sentido de seguridad. El bebé sabe que el cuidador es confiable, lo que crea una base segura para que el niño luego explore el mundo.

Sistema de comportamiento de apego

Los comportamientos de apego son respuestas instintivas a la amenaza que percibe un niño como parte de su supervivencia y que acompañan a el ser cuidado y atendido por su cuidador principal. Dado que los bebés que participaron en estos comportamientos tenían más probabilidades de sobrevivir, esos instintos se seleccionaron y reforzaron naturalmente durante generaciones.

Estos comportamientos conforman lo que Bowlby denominó un «sistema de comportamiento de apego», el sistema que nos guía en nuestros patrones y hábitos de formar y mantener relaciones.

La investigación sobre la teoría del apego de Bowlby mostró que los bebés colocados en una situación desconocida y separados de sus padres generalmente reaccionarán de una de estas tres maneras al reunirse con los padres:

  • Apego seguro: estos bebés mostraron angustia al separarse, pero buscaron consuelo y fueron fácilmente reconfortados cuando los padres regresaron;
  • Apego ansioso-resistente: una porción más pequeña de bebés experimentó mayores niveles de angustia y, al reunirse con los padres, pareció tanto buscar consuelo como intentar «castigar» a los padres por irse.
  • Apego evitativo: los bebés en la tercera categoría no mostraron estrés o un estrés mínimo al separarse de los padres e ignoraron a los padres al reunirse o evitaron activamente a los padres.
  • En años posteriores, los investigadores agregaron un cuarto estilo de apego a esta lista: el estilo de apego desorganizado-desorientado, que se refiere a los niños que no tienen un patrón predecible de comportamientos de apego

Es a partir de esta investigación se pudo demostrar que la respuesta del niño demuestra su estilo de apego, y este es en gran parte un resultado de cómo ha sido cuidado en sus primeros años.

Los niños que parecen seguros en una situación extraña, por ejemplo, tienden a tener padres que responden a sus necesidades. Los niños que parecen inseguros en una situación extraña (es decir, ansiosos-resistentes o evitativos) a menudo tienen padres que son insensibles a sus necesidades, o inconsistentes o que rechazan el cuidado que les brindan. A partir de esos estudios, varios investigadores han demostrado vínculos entre la sensibilidad y capacidad de respuesta temprana de los padres y la seguridad del apego.

Tu estilo de apego impacta en tus relaciones personales - Angie Ramos Life coaching

El impacto duradero del apego inicial

Las investigaciones sugieren que la incapacidad de formar vínculos seguros en una etapa temprana de la vida puede tener un impacto negativo en el comportamiento en la infancia y durante toda la vida.

Los niños diagnosticados con trastorno negativista desafiante (ODD), trastorno de conducta (CD) o trastorno de estrés postraumático (PTSD) con frecuencia muestran problemas de apego, posiblemente debido a abuso, negligencia o trauma temprano. Los médicos sugieren que los niños adoptados después de los 6 meses tienen un mayor riesgo de problemas de apego.

Es importante decir que los estilos de apego que se muestran en la edad adulta no son necesariamente los mismos que los que se ven en la infancia, pero sin lugar a dudas los apegos tempranos pueden tener un impacto serio en las relaciones posteriores. Aquellos que tienen un apego seguro en la infancia tienden a tener una buena autoestima, fuertes relaciones románticas y la capacidad de revelarse a los demás.

Los niños que tienen un apego seguro cuando son bebés tienden a desarrollar una autoestima más fuerte y una mayor autosuficiencia a medida que crecen. Estos niños también tienden a ser más independientes, se desempeñan mejor en la escuela, tienen relaciones sociales exitosas y experimentan menos depresión y ansiedad.

Tu estilo de apego impacta en tus relaciones personales - Angie Ramos Life coaching

aImplicaciones en nuestra vida adulta

Aunque Bowlby se centró principalmente en estudiar los patrones de apego en niños, también es cierto que él creía que este apego se reflejaba a lo largo de toda la vida del adulto. Pero en realidad, fue hasta los años 80 donde Hazan y Shaver comenzaron a estudiar los procesos de apego en nuestra vida adulta. 

De acuerdo con Hazan y Shaver, el vínculo emocional que se desarrolla entre las parejas románticas adultas es en parte una función del mismo sistema motivacional, el sistema conductual de apego, que da lugar al vínculo emocional entre los bebés y sus cuidadores.

Cuando existe un patrón de apego seguro, una persona se siente segura y serena y es capaz de interactuar fácilmente con los demás, satisfaciendo sus propias necesidades y las de los demás. Sin embargo, cuando hay un patrón de apego ansioso o evitativo, y una persona elige una pareja que encaja con ese patrón de mala adaptación, lo más probable es que elija a alguien que no sea la opción ideal para hacerla feliz.

Por ejemplo, la persona con un modelo funcional de apego ansioso / preocupado siente que, para poder acercarse a alguien y satisfacer sus necesidades, necesita estar con su pareja todo el tiempo y obtener tranquilidad. Para apoyar esta percepción de la realidad, eligen a alguien que está aislado y con quien es difícil conectarse.

La persona con un modelo funcional de apego desorganizado tiene la tendencia a ser distante, porque su modelo es que la forma de satisfacer tus necesidades es actuar como si no tuvieras ninguna. Luego, elige a alguien que es más posesivo o que exige demasiada atención.

En cierto sentido, nos predisponemos al buscar parejas que confirmen nuestros modelos y patrones mentales subconscientes. Si crecimos con un patrón de apego inseguro, podemos proyectar o buscar duplicar patrones similares de relación cuando somos adultos, incluso cuando estos patrones nos lastiman y no son en nuestro propio interés.

Tu estilo de apego impacta en tus relaciones personales - Angie Ramos Life coaching

Los 4 estilos de apego

Es posible que puedas identificar tu propio estilo de apego conociendo estos 4 estilos y cómo pueden afectar a las parejas. Es imporante comentar que también es posible que en diferentes situaciones tu estilo sea diferente, aunque en realidad habrá uno que te guíe más.

Apego seguro

Por lo general, es más probable que los niños con un apego seguro vean a los demás como un apoyo y ayuda y a ellos mismos como competentes y dignos de respeto. Se relacionan positivamente con los demás y muestran resiliencia, participan en juegos complejos y tienen más éxito en el aula y en las interacciones con otros niños. Son mejores para tomar las perspectivas de los demás y tienen más confianza en los demás.

Los adultos con apego seguro tienden a estar más satisfechos en sus relaciones. Un adulto seguro tiene una relación similar con su pareja romántica, se siente seguro y conectado, mientras se permite a sí mismo y a su pareja moverse libremente.

Los adultos seguros ofrecen apoyo cuando su pareja se siente angustiada. También acuden a su pareja en busca de consuelo cuando ellos mismos se sienten preocupados. Su relación tiende a ser honesta, abierta e igualitaria, y ambas personas se sienten independientes y al mismo tiempo amadas. 

Apego evasivo y desdeñoso (ansioso y evitativo)

Los niños con un estilo de apego ansioso-evitativo generalmente son menos efectivos para manejar situaciones estresantes. Es probable que se retiren y se resistan a buscar ayuda, lo que les impide formar relaciones satisfactorias con los demás. Muestran más agresividad y comportamiento antisocial, como mentir y acosar, y tienden a distanciarse de los demás para reducir el estrés emocional;

Este es uno de los dos tipos de apegos de evitación de los adultos, las personas con este estilo de apego generalmente se mantienen alejados de los demás. Pueden sentir que no necesitan una conexión humana para sobrevivir o prosperar, e insisten en mantener su independencia y aislamiento de los demás. 

Las personas con un apego evasivo desdeñoso tienen la tendencia a distanciarse emocionalmente de su pareja. Pueden buscar el aislamiento y sentirse “pseudo-independientes”, asumiendo el papel de padres ellos mismos. A menudo parecen estar enfocados en sí mismos y pueden prestar demasiada atención a sus comodidades.

La pseudo-independencia es una ilusión, ya que todo ser humano necesita una conexión. Sin embargo, las personas con un apego evasivo desdeñoso tienden a llevar vidas más internas, tanto negando la importancia de los seres queridos como separándose fácilmente de ellos. Estas personas a menudo son capaces de “apagarse” emocionalmente cuando surge un escenario potencialmente hiriente, como una discusión seria con su pareja o una amenaza para la continuación de su relación.

Incluso en situaciones acaloradas o emocionales, pueden «apagar» sus sentimientos y no reaccionar. Por ejemplo, si su pareja está angustiada y amenaza con dejarlos, responderían diciendo: «No me importa».

Apego ansioso y preocupado (ansioso-resistente)

Estos niños están en el extremo opuesto del espectro de los niños que evitan la ansiedad. Es probable que carezcan de confianza en sí mismos y se mantengan cerca de sus principales cuidadores. Pueden mostrar reacciones emocionales exageradas y mantener la distancia de sus compañeros, lo que los lleva al aislamiento social.

Aquellos que forman lazos menos seguros con sus parejas pueden sentirse desesperados por amor o afecto y sentir que su pareja debe “completarlos” o solucionar sus problemas. Si bien anhelan seguridad y protección en sus relaciones románticas, también pueden estar actuando de manera que alejen a su pareja en lugar de invitarlos a entrar. Las manifestaciones conductuales de sus miedos pueden incluir ser aferrado, exigente, celoso o fácilmente molesto por pequeños problemas.

A diferencia de las parejas con apego seguro, las personas con un apego ansioso tienden a estar desesperadas por formar un vínculo aunque sea de fantasía. En lugar de sentir amor real o confianza hacia su pareja, a menudo sienten hambre emocional. Con frecuencia buscan a su pareja para rescatarlos o completarlos. Aunque buscan una sensación de seguridad al aferrarse a su pareja, toman acciones que alejan a su pareja.

A pesar de que los individuos con apego ansioso actúan desesperados o inseguros, la mayoría de las veces, su comportamiento exacerba sus propios miedos. Cuando se sienten inseguros de los sentimientos de su pareja e inseguros en su relación, a menudo se vuelven pegajosos, exigentes o posesivos con su pareja. También pueden interpretar las acciones independientes de su pareja como una afirmación de sus miedos. Por ejemplo, si su pareja comienza a socializar más con amigos, puede pensar: “¿Ves? Realmente no me ama. Esto significa que me dejará. Tenía razón en no confiar en él».

 

Apego de evitación y temeroso (desorganizado)

Los niños con un estilo de apego desorganizado generalmente no logran desarrollar una estrategia organizada para hacer frente a la angustia por separación y tienden a mostrar agresión, comportamientos disruptivos y aislamiento social. Es más probable que vean a los demás como amenazas que como fuentes de apoyo y, por lo tanto, pueden cambiar entre el aislamiento social y del comportamiento agresivo a la defensiva.

Este es el segundo tipo de apego evitativo del adulto que se manifiesta como ambivalencia más que como aislamiento. Las personas con este estilo de apego generalmente tratan de evitar sus sentimientos porque es fácil sentirse abrumado por ellos. Pueden sufrir cambios de humor impredecibles o abruptos y temen ser lastimados por una pareja romántica. Estos individuos se sienten atraídos simultáneamente por una pareja o pareja potencial y temen acercarse. Como era de esperar, este estilo dificulta la formación y el mantenimiento de relaciones significativas y saludables con los demás.

Una persona con un apego de evitación temeroso vive en un estado ambivalente, en el que teme estar demasiado cerca o demasiado lejos de los demás. Intentan mantener a raya sus sentimientos, pero no pueden. No pueden simplemente evitar su ansiedad o huir de sus sentimientos. En cambio, se sienten abrumados por sus reacciones y, a menudo, experimentan tormentas emocionales. Suelen confundirse o ser impredecibles en sus estados de ánimo.

Ellos ven sus relaciones desde el modelo de trabajo que necesita ir hacia los demás para satisfacer sus necesidades, pero si se acerca a los demás, lo lastimarán. En otras palabras, la persona a la que quieren acudir en busca de seguridad es la misma persona a la que temen estar cerca. Como resultado, no tienen una estrategia organizada para que otros satisfagan sus necesidades.

Como adultos, estos individuos tienden a encontrarse en relaciones difíciles o dramáticas, con muchos altibajos. A menudo tienen miedo de ser abandonados, pero también luchan por tener intimidad. Pueden aferrarse a su pareja cuando se sienten rechazados y luego sentirse atrapados cuando están cerca. A menudo, parece que no hay tiempo entre ellos y su pareja. Una persona con apego evitativo temeroso puede incluso terminar en una relación abusiva.

Conclusión

La forma en la que nos comportamos el día de hoy y nuestras experiencias tienen mucho que ver con la forma en la que crecimos, pero esto sin lugar a dudas no esa para siempre, es posible cambiar nuestra experiencia, la forma en la que nos sentimos con nosotros mismos y la forma en la que nos relacionamos con los demás.

La forma en la que establecemos lazos con nuestras parejas se basa en el estilo de apego que recibimos de nuestros padres, pero esto no quiere decir que deba quedarse así para siempre. Como te decía la principio si comienzas a conocerte y a analizar la forma en la que piensas de ti mismo y te relacionas con los demás podrás ir poco a poco cambiando tus experiencias. 

Te recomiendo también trabajar en tu autoestima y el desarrollo de amor propio, esto tiene mucho que ver con las ideas que fuímos desarrollando, nuestras creencias y comenzar a cambiar nuestra experiencia hoy en día. 

Te invito a que te inscribas a mi Taller de Autoestima gratuito que consta de 4 sesiones. 

0 Comments

0 comentarios

Pin It on Pinterest

Share This