fbpx

Los septenios – Cómo tu cuerpo y tu mente cambian cada 7 años

por Despierta la Conciencia

Inicio » Blog » Los septenios – Cómo tu cuerpo y tu mente cambian cada 7 años

Hay varias corrientes de pensamiento que indican que crecemos en cuerpo, mente y alma cada siete años. Pero lo cierto es que también hay algunos científicos que apoyan esta teoría.

Todos estamos cambiando a cada momento, nuestras células están cambiando.

Según el filósofo Rudolf Steiner el desarrollo humano se da cada 7 años, Steiner presentó este mapa como 10 ciclos por los que debemos pasar todos los que llegamos a los 70 años. Cada ciclo, dijo Steiner, se compone de siete años y cada ciclo ofrece sus propios desafíos y recompensas.

Si afrontamos estas lecciones con coraje, honestidad y sinceridad, las lecciones se dominarán y nuestro desarrollo psicológico y espiritual traerá grandes recompensas. Estos son los ciclos de vida de Steiner.  Esto se debe a cómo su mente y su cuerpo cambian cada 7 años.

Como te podrás dar cuenta, cada 7 años tenemos que enfrentarnos a una crisis o desafíos que nos permiten desarrollarnos. Las primeras cinco etapas, es decir de 0 a 42 años, son las más importantes. A partir de los 42 años en adelante, se convierte en un proceso de transformación.

Hay una liberación natural de energía cada siete años lo que te anima a seguir adelante y hacer cambios

Primera etapa - Hábitos exitosos

Primera etapa: De la unidad con la madre a la autonomía creciente

Edad: 0 a 7 años

Conflicto: LA DISTANCIA.

Nunca somos más dependientes en la vida que al nacer y durante los primeros años de nuestra vida. Sin embargo, naturalmente nos alejamos de nuestras madres hacia un sentido creciente de nuestra propia individualidad y autonomía. Ésta es la lección de la primera etapa de la vida: la experiencia de dependencia total de nuestras madres de por vida, seguida de un movimiento natural lejos de ella hacia un sentido creciente de nuestra propia individualidad y poder.

En los primeros años de vida, especialmente entre el nacimiento y los dos años, un niño apenas puede distinguir entre él y su madre. Pero a medida que el niño comienza a gatear y luego se pone de pie y camina, naturalmente experimenta una mayor sensación de poder personal y libertad de su madre. Se está probando el cordón umbilical energético. Se está estirando y eventualmente está destinado a romperse.

Normalmente nos referimos a este proceso como crecimiento, pero Steiner lo vio exactamente de la manera opuesta. Dijo que estamos “creciendo”, es decir, el espíritu, poco a poco, se va encarnando en el cuerpo físico, haciéndolo más fuerte y, en el proceso, dándole al niño un mayor sentido de sí mismo.

Poco a poco, el niño llega a conocerse a sí mismo como algo separado de su madre. Tiene necesidades y deseos específicos que exigen atención y satisfacción. El niño entra en los “terribles dos”, cuando se le impone la individualidad. Él o ella está experimentando la separación y las primeras etapas de sus propios deseos. Y todo ello revela que la propia alma única del niño se está moviendo cada vez más profundamente hacia el cuerpo físico.

A medida que el niño encarna, su cuerpo etérico o energético se integra más plenamente con el cuerpo físico y lo impregna. Una de las primeras señales de que esto está sucediendo es que el niño produce dientes, lo que le permite comer alimentos sólidos y dejar la leche materna.

A la edad de cuatro o cinco años, el niño se va a la escuela, un gran momento de separación de la madre, y comienza a socializar más extensamente con otros niños. Esta experiencia sacará a relucir la individualidad del niño aún más plenamente. Ha comenzado el camino de experimentar quién es él.

En esta etapa es normal que los chicos teman la ausencia o distancia . Lo que puede agrandar aún más este miedo, es la posible muerte de un familiar o una mascota. La separación de los padres también es un factor importante, que enquista el temor. Si uno no trabaja bien este miedo, puede quedar atrapado en el temor al abandono.

Actitud: PRESENCIA.

Los padres tienen que mantener su presencia en esta etapa de la vida, tanto cualitativa como cuantitativamente. Es fundamental tanto la figura materna como la paterna.

Segunda etapa: Una lucha y un compromiso con la vida

Edad: 7 a 14 años

Conflicto: CERCANÍA. Miedo al otro, a que no me quiera, a que no le agrade.

El poder emergente de la fuerza vital del niño y su compromiso con la vida se pone a prueba durante este período. De repente, aparecen las enfermedades de la infancia: sarampión, paperas y varicela. Estas enfermedades desafían y amenazan nuestras vidas. Las fuerzas que luchan contra las enfermedades dentro de nosotros, de hecho, la voluntad misma de vivir, se enfrentan y se ponen a prueba. El sistema inmunológico debe levantarse y enfrentar los desafíos, o ser derrotado por ellos. Nuestra propia supervivencia está en juego.

Se producen enormes cambios energéticos. La fuerza vital del cuerpo da el siguiente paso para conectarse más completamente al cuerpo físico para enfrentar los desafíos de la vida. La fiebre enfurece, los procesos de eliminación, como secreción nasal, ojos llorosos, diarrea y micción frecuente, se vuelven salvajes. El cuerpo lucha por su vida. Y en el proceso, recurre a las fuerzas vitales que deben afianzarse y apostar por la vida, o retirarse y dejar la vida atrás.

Cuando las enfermedades son vencidas, se produce un renacimiento, marcado por cambios hormonales que nos llevan a la pubertad. Hemos aterrizado y ahora estamos encarnando como un ser sexual.

Actitud: AUTONOMÍA. Ayudarlos a que enfrenten sus situaciones por ellos mismos, que tomen sus decisiones. Estar cerca y acompañarlos es misión de los padres. “La norma se apoya en un valor”.

Hay que dar explicaciones de lo que se les dice. Fundamental que aprendan a agradecer, les otorga sentido de dignidad.

Nivel de conciencia SOCIAL. Nace la espontánea solidaridad en los niños. Hay que favorecer el sentido solidario, ya que los ayuda a valorarse como personas y a entender al prójimo.

los septenios - adolescencia - habitos exitosos

Tercera etapa: Emociones salvajes, hormonas furiosas, sexualidad

Edad: 14 a 21 años

Conflicto: CAMBIO. En esta etapa comienza el proceso hormonal de todo adolescente. Es cuando se constituyen como personas, y necesitan tomar distancia de los padres.

Steiner sostuvo que nuestras emociones están alojadas en un aspecto específico de nuestro espíritu, al que se refirió como cuerpo astral. El cuerpo etérico es pura energía vital, con su propia inteligencia necesaria para hacer funcionar el cuerpo físico y mantener su salud. El cuerpo astral es otra capa del campo de energía que comprende el campo de energía humano. El aspecto astral del campo de energía contiene las emociones, que durante este período estallan como un caballo salvaje y exigen atención y control.

Esta fase de la vida está dominada por energías emocionales a menudo rebeldes y confusas. Esta turbulencia se refleja en la imprevisibilidad de nuestras relaciones. Formamos amistades que de alguna manera se convierten en conflictos y traiciones. Nos enganchamos, nos enamoramos, establecemos vínculos románticos intensos y nos desenamoramos con la misma facilidad, lo que a menudo resulta en un gran dolor y enormes dramas emocionales. 

Los instintos físicos y emocionales se desbocan. Las hormonas se enfurecen. Nos impulsan necesidades emocionales e instintivas que son irracionales y, a menudo, escapan a nuestro control. De hecho, la mente racional aún no se ha integrado completamente en nuestro sistema nervioso. Por lo tanto, no tenemos una base real, ni una fuerza fuerte de control o templado.

Steiner sostuvo que durante este período, nuestra naturaleza animal gobierna nuestras vidas. Estamos intentando afrontar y dar los primeros pasos para integrar las poderosas energías emocionales e instintivas que se encuentran dentro del alma humana. Estamos poco preparados para tal confrontación, por lo que este período parece tan confuso y lleno de errores de juicio y comportamiento.

Actitud: SEGURIDAD. Los padres tienen que poder decirle a su hijo “tú puedes contar conmigo”. No tienen que involucrarse en la vida de su hijo, mas bien tienen que lograr ser como faros, ser los referentes. Los chicos se nutren de su consistencia. Hay que dejar que hagan su proceso. Los hijos no quieren padres perfectos, pero si coherentes.”Ser como faros cimentados en valores coherentes y consistentes”.

Nivel de conciencia: EXISTENCIAL. Ellos tienen que aprender una actitud crítica positiva de la vida. Es la etapa donde tienen que reflexionar por el significado de la vida, por el sentido de sus vidas.

Cuarta etapa: Juego que se convierte en responsabilidad

Edad: 21 A 28 años

Conflicto: CONTINUIDAD. Rutina. Todo compromiso genera sensación de pérdida de libertad para una persona

A principios y mediados de los 20, obtenemos un mínimo de control sobre nuestras emociones y comenzamos a integrar nuestras facultades racionales, lo que nos da un mayor control sobre nuestras acciones. Durante estos años, la mayoría de las personas están sanas, llenas de energía y deseando vivir. Mientras tanto, nuestros poderes físicos están alcanzando su punto máximo. Es común que los jóvenes sientan cierta invencibilidad e incluso arrogancia. Las personas a esta edad a menudo están poseídas por un entusiasmo salvaje, independencia e imprudencia. Toman riesgos, juegan duro y, a menudo, cometen errores.

Con el tiempo, el abandono de los primeros y mediados de los 20 da paso a la madurez creciente que lentamente se afianza a medida que entramos en los últimos 20 y comenzamos a mirar el hito que se acerca a los 30 años de edad. A medida que nos acercamos a los 30, comenzamos a sentir la necesidad de convertirnos en adultos responsables.

De hecho, los hechos coinciden con esos sentimientos y necesidades. La gente se casa y tiene hijos durante este tiempo. Los hombres jóvenes tienen que crecer, conseguir un trabajo estable, ganarse la vida temprano y mantener a sus esposas y bebés. Para muchos, los años salvajes pasan. La responsabilidad empieza a atarnos.

La compensación, dijo Steiner, es que comenzamos a experimentar los primeros signos de nuestros talentos y habilidades especiales. Despertamos a vocaciones por las que sentimos una especial atracción y, para algunos, incluso amamos. Nuestros vuelos mitológicos de fantasía y arrogancia están pasando. Estamos aterrizando en la vida y comenzamos a ser más prácticos.

También estamos aprendiendo a pensar en otras personas además de nosotros. Nos estiran para ver la vida en términos más amplios y desinteresados.

El centauro, o la bestia mitológica que era mitad humano y mitad caballo, caracteriza mejor este período, dijo Steiner. El humano está emergiendo de la base, los instintos animales. Seguimos siendo impulsados ​​por nuestros impulsos animales, pero estamos aprendiendo a afrontarlos, a medida que las facultades humanas superiores se vuelven más disponibles para nosotros.

Actitud: CREATIVIDAD. Hay que hacer en forma extraordinaria las cosas ordinarias de la vida. “Mostrar ser creativo”. Es un valor que los hijos tienen que adquirir por el contagio de la actitud de los padres.

Nivel de conciencia: TRANSPERSONAL. En esta etapa se tiene que cuestionar el sentido de la vida. Se empieza a descubrir la misión en la vida; para qué estoy, de donde vengo, hacia donde voy. Qué hago de mi vida y por qué.

El florecimiento en los septenios - habitos exitosos

Quinta etapa: El cuerpo en pleno florecimiento

Edad: 28 a 35

Conflicto: A PERDER. Perder lo que me gustaba hacer, mi deporte, el tiempo que tenía para mí, el trabajo, la seguridad material, la virilidad, la juventud, etc.

A la edad de 35 años, el esqueleto ha alcanzado su masa y densidad óseas óptimas. Todo el mundo pierde alrededor del 1 por ciento de masa ósea por año. El cuerpo comenzará su declive después de los 35, pero entre los 28 y los 35, sus notables poderes están alcanzando su punto máximo.

En este punto, el cuerpo físico ha madurado hasta el punto de que nos ha dado una base tan sólida como puede. Sí, podemos mejorar nuestra salud e incluso disfrutar de una mayor vitalidad física después de este período, si nos comportamos de manera que apoyen el cuerpo físico. Pero tales comportamientos que mejoran la salud deben recurrir a potenciales que ya se encuentran dentro del organismo físico. Tales potenciales están en el banco del cuerpo, esperando la oportunidad de manifestarse, en las condiciones adecuadas.

Habiendo establecido nuestra base física, comenzamos a experimentar todo el impulso de nuestras ambiciones. Los talentos que pueden haber comenzado a anunciarse a finales de los años 20, para muchas personas, también están surgiendo durante este período. Iniciamos una carrera que nos permitirá utilizar nuestras habilidades para nuestro propio beneficio.

Al mismo tiempo, a menudo existe un enorme apetito por aprender y mejorar nuestras habilidades. Este período nos desafía a canalizar nuestras habilidades en áreas específicas de la vida. La vida nos pide que nos especialicemos y desarrollemos experiencia. Individuar, dice la vida. Conviértete en un ser único. En especialización e individualidad, ganarás poder.

Muchas personas se vuelven altamente competitivas con otras durante este período. Nuestras ambiciones y deseos de salir adelante pueden nublar nuestra visión, obligándonos a ver personas y situaciones en contrastes simplistas de amigo o enemigo, blanco o negro. Se nos desafía a mirar más allá de estas simples fórmulas y ver más profundamente la complejidad de las personas y de la vida.

Como metáfora, Steiner dijo que este período se puede caracterizar mejor como un caballero a caballo. Ahora tenemos el control de nuestros poderes e instintos físicos y podemos usarlos para nuestra visión y deseos personales.

Actitud: NO HAY QUE TENER, HAY QUE SER. Es el momento de dedicar tiempo y energía a mi ser interior. “Crecimiento y afirmación interior”

Nivel de conciencia: UNIDAD. Conciencia comunitaria. No soy, somos. En esta etapa hay que lograr adoptar el agradecer y sonreír, como una actitud de vida. El que lo logra, en vez de deprimirse y quejarse, es el que aprendió a vivir.

De los 42 años en adelante, los miedos se espejan con las edades anteriores correspondientes. Si realmente aprendí a vivir, entonces…

Sexta etapa:  Crisis y cuestionamiento

Edad: 35 a 42 años

En jardinería, se llama «poda». Una planta se corta, se poda, se hace más pequeña y, en el proceso, se hace más fuerte. Puede parecer que estábamos avanzando y que nuestro poder estaba aumentando, pero es precisamente cuando las cosas parecen ir mal.

Durante este período, golpea la crisis. Por lo general, esa crisis se produce cuando tenemos poco más de 40 años, en lugar de mediados de los 30. En cualquier caso, muchos de nosotros experimentamos ser abatidos por eventos que parecen estar fuera de nuestro control. Y en el proceso, experimentamos decepción y una sensación de fracaso. Las más comunes de estas decepciones son el divorcio, el colapso de una empresa o los conflictos financieros. Otros sufren una crisis de salud de un tipo u otro.

Pase lo que pase, muchos de nosotros experimentamos un revés que nos cambia la vida y perdemos la confianza en nosotros mismos y en la vida. En este punto, podemos aceptar nuestras limitaciones y vivir vidas más pequeñas, o comenzar de nuevo. Tenemos el desafío de comenzar de nuevo, de refinar y repensar nuestros caminos, pero de seguir comprometidos con nuestros sueños.

También se nos pide que ampliemos nuestra visión de la vida y adoptemos un enfoque más espiritual de la vida. No llegamos a esta vida para ser consumidos por completo por metas y ambiciones materialistas. Vinimos aquí para aprender y hacer crecer nuestras almas. El alma sacude la jaula de la vida durante estos años y nos despierta a su presencia y sus necesidades.

El Espíritu nos insta a hacer algunas preguntas simples: ¿Cuál es la verdadera fuente de mi felicidad y todo lo que quiero para mi vida? ¿Es el mundo material, o todo lo que necesito y deseo fluye del Gran Espíritu? Si esto último es cierto, entonces debo recurrir al Espíritu para todo lo que necesito y deseo. Y en el proceso, debo comenzar a formar una nueva relación con mi Fuente.

Steiner dijo que este período podría describirse mejor con la metáfora de un hombre o una mujer que lleva un caballo por las riendas. Nuestra humanidad, con sus cualidades racionales y espirituales, está ahora frente a nuestros instintos, liderando el camino. El espíritu está emergiendo y comienza a hacerse cargo de nuestras vidas. Es un momento de transición. Una vez vivimos exclusivamente de nuestra propia voluntad y poder. Ahora nos dirigimos cada vez más a Dios por todo lo que necesitamos.

Busca estar en contacto con la tierra, en su jardín o regar sus plantas. Si no trabajó sus miedos, en vez de ”ser”, va a buscar “tener”. En vez de estar en contacto con la tierra, va a querer poseer cosas, poseer tierras.

 

Los septenios - edad adulta - habitos exitosos

Séptima etapa: Búsqueda del alma y asombro

Edad: 42 a 49 años

Conflicto: CONTINUIDAD. Si trabajé mis miedos, a esta edad no temo a la rutina. Lo que deseo es aterrizar todo lo que he aprendido. La persona vive de recreo, siente muchas ganas de transmitir y dar. No se aburre, siempre encuentra la forma creativa de darse y comunicar.

Esta edad es la última oportunidad que tengo para saber cuál es mi misión personal en la vida.

Los 40 son una época de arduo trabajo y de sentar bases sólidas para nuestras vidas. Desarrollamos nuestro propio valor y trabajamos duro para establecer una verdadera competencia y experiencia en nuestro campo elegido. Mientras tanto, a medida que nos acercamos a los 49 años, nos damos cada vez más conciencia de una gran transición en la vida. Los niños se están mudando de casa. Nos hemos liberado de las viejas responsabilidades de la familia y la crianza de los hijos. Las mujeres entran en la menopausia o se vuelven perimenopáusicas. Se elimina la carga de tener hijos. Estás más asentado, con los pies en la tierra y eres un experto en vivir la vida. Mientras tanto, sentimos grandes cambios en el futuro, a medida que se acercan los 50.

Durante este tiempo, hay tanto examen de conciencia como asombro por la vida. No importa si somos conscientes de ello o no, nos estamos moviendo hacia un profundo equilibrio entre el dominio de las habilidades tempranas y los nuevos poderes espirituales que pueden ayudarnos a utilizar esas habilidades.

Al entrar en las últimas etapas de este período, florecen la creatividad y la imaginación. Nuestra visión de la vida se expande y emprendemos nuevas direcciones. Estamos más firmemente establecidos en nuestra vida profesional. Hemos cavado una raíz profunda en la vida. Nos sentimos más poderosos. Y somos más recompensados ​​por lo que hacemos.

Somos los primeros signos reales de éxito, comenzamos a suavizarnos. Muchos se involucran en su comunidad, o en el gobierno local, o realizan algún tipo de trabajo cívico o de caridad. Desarrollamos una visión de la vida más amplia y humanitaria. Buscamos estar al servicio de las personas de nuestra comunidad, país o mundo. Steiner dijo que el espíritu nos exige más para encarnar nuestros valores e ideales espirituales en nuestra vida diaria. Llamó a este período el surgimiento del hombre-espíritu o de la mujer-espíritu.

Es un momento en el que el alma ha ganado un control cada vez mayor sobre nuestras vidas y nos está imponiendo sus valores. Comenzamos a ver, aunque solo sea de manera intuitiva, que debe lograrse un equilibrio entre nuestras necesidades terrenales y nuestras preocupaciones idealistas por la humanidad. A medida que nos acercamos a los 49, comenzamos a ver aquellas partes de nuestras vidas que sobre enfatizamos y aquellas partes que no valoramos suficientemente. Este es un momento de autorreflexión.

Nuestros poderes intuitivos se convierten ahora en la brújula con la que dirigimos nuestras vidas.

Octava etapa: Una visión y una comprensión de la vida en constante crecimiento

Edad: 49 a 56 años

Conflicto: CAMBIO. Si la persona no trabajó su interior, a esta edad va a buscar la seguridad afuera, en los otros o en los hijos. Vuelve la amistad, el reencuentro con los amigos, el sentir “vos podes contar conmigo”.

 

El nivel de conciencia es existencial. Si la persona no creció, va a adoptar una actitud crítica negativa ante la vida. Si creció interiormente, va a ser una persona positiva, que colabora y participa para que las cosas mejoren. El sentido es el tacto. Se vuelve a las actividades manuales, a redescubrir el amor en la pareja.

Novena etapa: Una visión y una comprensión de la vida en constante crecimiento

Edad: 56 a 63 años

Conflicto: CERCANÍA. Si la persona no superó sus miedos, en esta etapa va a tener mucho temor al otro, al daño a ellos o a sus hijos. Pánico ante la inseguridad y el daño. Si no trabajó, ante el temor, se va a cerrar. En vez de autonomía, se encierra en su casa, no sale. El sentido es el fuego; se busca el compartir los asados, hacer fogatas.

 

El regalo de los 50 es inspiración, maestría y poder creciente. Estamos bendecidos con una gran experiencia, que nos ha dado cierta sabiduría. Si hemos integrado los dones y los ideales de los ciclos anteriores y hemos desarrollado nuestras almas, naturalmente surgimos como guías y líderes importantes en nuestras comunidades y la sociedad en general. Es el comienzo de un nuevo período de dominio y poder personal.

Ha sufrido fracasos y ha tenido éxito. La vida te ha ablandado y te ha dado perspectiva. Ya no te atormentan las vicisitudes de los acontecimientos diarios. Si ha cuidado su salud y ha conservado su vitalidad, ahora puede comenzar a convertirse en la persona que siempre ha deseado ser. Estás bendecido con un segundo aire que puede llevarte el resto del camino en tu vida. El sueño de ser tu verdadero yo comienza a tomar forma. Está a tu alcance.

Aquellos que han descuidado su vida espiritual se sienten cada vez más confundidos por el proceso de envejecimiento. También están aterrorizados por su propia mortalidad. Se aferran a una juventud ilusoria y marchita, que se vuelve cada vez más fugaz con el paso de los años.

El nivel de conciencia es el social. Si creció como persona, quiere ser útil, escuchar, participar y tomar contacto con la realidad.

Décima etapa: Un tiempo de cosechar y distribuir la riqueza.

Edad: 63 a 70 años

Conflicto: ABANDONO. Si no trabajó sus miedos, la persona reclama presencia. Está mal ante la vida y quiere que le llenen la vida, entonces hace reclamos de presencia, tiempo, energía. Es egoísta y se enferma para llamar la atención. Hay que ponerle límite a estas personas.

Este período es un tiempo de bendición, gracia y oportunidad. En las comunidades tradicionales, estos eran los ancianos, aquellos a quienes se recurría por su sabiduría, visión y dones intuitivos. Hemos sido liberados de las luchas de la vida. Sin embargo, aún podemos tener una energía y vitalidad considerables. Somos maestros, asesores, guías y fuentes de inspiración para los demás.

Este es el período en el que deseamos retribuir a los que vienen después de nosotros y aún están envueltos en las luchas de la vida. Es una época de gran poder y recompensa. Todavía nos preocupamos profundamente por las luchas de los demás, pero ya no estamos atados por esas luchas. Nuestro vínculo principal con la sociedad es nuestro amor y afecto y el conocimiento de que otros todavía necesitan el regalo de nuestra experiencia, sabiduría y guía.

Los septenios - decima etapa - habitos exitosos

A partir de los 70: Reflexión

Conflicto: A PERDER.

Si la persona trabajó sus miedos, sabe que la vida con la muerte no termina, es sólo un paso. No teme perder. Es un faro para los demás, le encanta el sol y abre todas las ventanas de su casa para que entre la luz.

Durante este período, ya no estará sujeto a ninguna responsabilidad con los demás. Es un momento en el que evalúas y haces un balance de tu vida, reflexionando sobre el pasado y experimentando la riqueza del presente. Estás en el umbral del renacimiento en el próximo mundo y te estás preparando para esa próxima aventura. Estás esperando la llamada.

Hay bendiciones en cada etapa de la vida. Todas las culturas tradicionales sostenían que la vida mejoraba a medida que envejecíamos. Ese no es el mensaje que muchos de nosotros recibimos en este mundo nuestro orientado a la juventud. Sin embargo, todavía hay algo de verdad en lo que Steiner y otros han dicho: que los mejores años están por venir, si seguimos los dictados del corazón y desarrollamos los asombrosos poderes de nuestra alma.

El nivel de conciencia es la unidad, y se preocupan por la unión y la familia.

Fuente: Tom Monte

0 Comments

0 comentarios

Déjame tu comentario

Pin It on Pinterest

Share This